Pies perfectos: tratamientos hogareños (Parte 2)

tratamientos-pies-parte2.jpg

¿Todo el día sobre esos altos tacones? Pues, al igual que el resto de tu cuerpo, tus pies también sufren, por eso, es importante darles un buen cuidado. No solo es por estética señoras. Simples tratamientos caseros como los masajes ayudan a que tus pies se sientan bien y se vean bien. ¿Cómo? Solo tienes que seguir leyendo.

CORTACALLOS

Qué conviene: Cortar los callos exige práctica y es mejor acudir a un pedicuro. Éstos se forman casi siempre en el dorso de los dedos y en los laterales del pie.

Qué evitar: Cortarlos de raíz porque se puede agrietar la piel y provocar una herida. Evitar también zapatos fabricados con materiales sintéticos y demasiado ajustados al pie. Hay que recordar que la forma del pie determina la horma del zapato.

Una sugerencia: La exfoliación cutánea de los pies, practicada con asiduidad, consigue evitar o retrasar la formación de callosidades. Hazlo una vez al mes y notarás los resultados.

CREMA RELAJANTE

Qué conviene: Consigue calmar los pies cansado, que normalmente padecen de sudoración, recalentamiento y congestión. De acción altamente refrescante. Hidrata los pies cuando procedas a hacerlo en el resto del cuerpo, al salir del baño.

Qué evitar: Los baños de agua fría y mentolados porque su acción es demasiado superficial y no contribuyen a descansar las articulaciones óseas.

Una sugerencia: Para optimizar su efecto, existen unas sales de baño específicamente para calmar los pies. En primer lugar, se efectúa el "baño de pies" (conocido también con el nombre de pediluvio) y a continuación se extiende la crema relajante.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.