Keratina para el cabello

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado por: Lucia Vazquez

La keratina para el cabello hace furor: los tratamientos de alisado dejan a las mujeres con cabello erizado, ondulado, sin vida o seco, felices, y no es para menos.

Nunca un alisado fue tan efectivo, en un tiempo tan rápido y de una forma tan fácil -y económica-, aunque también es cierto que puede tener puntos negativos.

El alisado con keratina

La keratina es una proteína clave en el cabello, las uñas y la piel. El alisado con keratina permite darle al pelo un extra de esa proteína, que en ocasiones se destruye en el cuerpo.

Estos tratamientos se venden bajo diversas marcas, y consisten en aplicar un producto en el cabello y luego sellarlo con una plancha a 450 grados. El proceso dura aproximadamente 90 minutos.

Luego de realizar el tratamiento no podemos lavarnos el cabello en tres o cuatro días, y luego debemos utilizar productos para el cabello libres de sulfato de sodio.

No debemos utilizar este tratamiento si estamos embarazadas, decoloramos mucho el cabello o queremos conservar las ondas del cabello.

Beneficios de la keratina

Los tratamientos de alisado a base de keratina son muy utilizados por las mujeres a nivel mundial, no solo para tener el cabello más liso, sino también para evitar el encrespamiento y conseguir más brillo en él. Dura aproximadamente cuatro meses, aunque depende mucho del tipo de pelo que tengamos, y se puede realizar aunque nos hayamos teñido el cabello.

Es utilizado a menudo por mujeres cuyo tiempo para arreglarse es bajo, o que su pelo está en pésimas condiciones, ya que da una mejor manejabilidad del mismo. Con este tratamiento reducimos el tiempo que dedicamos al cabello entre un 40% y un 60%. Tampoco vamos a tener problemas si nos agarra una lluvia, ya que nuestro pelo permanecerá intacto.

Además, permite que el cabello se vuelva más fuerte -siempre y cuando esté bien aplicado-, aunque es recomendable consultar con un dermatólogo si tenemos psoriasis o dermatitis seborreica.

Frente a otros alisadores, como el alisado japonés, este alisado no es permanente, y por ende no daña al cabello de forma profunda como podrían hacerlo otros. El alisado japonés cambia la estructura interna del cabello, lo que podría causar daños irreparables.

Riesgos de la keratina

Mucho se habla de los riesgos de la keratina, no sólo para el cabello sino también para la salud. El principal problema es el alto contenido en formaldehído, conocido por ser cancerígeno. Primero fueron algunos estilistas quienes hablaron de hemorragia nasal, irritación en los ojos y problemas para respirar. Y justamente ellos son los que están en mayor riesgo, no la mujer que se realiza un alisado cada tres meses, ya que están en constante contacto con el producto.

La mayoría de los productos contienen más de un 2% de formaldehído, que es peligroso cuando, al secar el pelo, llega al aire y se respira. Muchos dicen que, sin embargo, esta concentración es grave en otros niveles, pero que al llegar al aire no causa daños, sino una irritación similar a la que puede producir la alergia al polen. Muchas peluquerías, en esos casos, optan por mejorar los niveles de ventilación y utilizar máscaras para evitar riesgos, ya que el alisado con keratina sigue siendo un negocio en alza, que no solo incluye el tratamiento sino los productos para el mantenimiento del mismo.

Algunos tratamientos dicen ser libres de este producto. Sin embargo, tienen algún otro producto similar, ya que es necesario para conseguir el efecto deseado.

Sin duda alguna, la keratina para el cabello sigue estando muy discutida: por un lado, el aspecto es perfecto, pero por otro, aún no se sabe a ciencia cierta los riesgos reales de un cabello brillante, lacio y sin frizz.

¿Estás dispuesta a hacerte un tratamiento de alisado con keratina?

Artículos recomendados

Comentarios