Decodificando el lenguaje corporal en la pareja

Cucharita, cara a cara, abrazados, de espalda... ¿Cómo te gusta dormir con tu pareja? Seguramente tengas tu posición preferida, y eso, aunque no lo creas, dice muchísimo acerca de tu relación y tus sentimientos.

El lenguaje corporal en la pareja es tan importante como lo que se dicen a través de palabras. ¿Quieres saber qué mensajes se esconden detrás de los abrazos? Los psicólogos y expertos en lenguaje no verbal decodificaron las siguientes situaciones de pareja:

La cucharita. Una de las posiciones preferidas para dormir en pareja es la clásica cucharita. En el 90% de los casos, es el hombre el que se coloca por detrás abrazando a la mujer. Este abrazo significa que ambos se sienten muy cómodos, aunque según los psicólogos también puede indicar inseguridad o fragilidad en quien está por delante.

Cara a cara. ¿Sabías que es la posición más común cuando la pareja recién empieza? Es muy buena porque se miran a los ojos y facilita la conversación, ideal cuando se están conociendo. Por lo general, se deja de lado cuando comienzan a sentirse cómodos juntos y no hay necesidad de aclarar cómo se sienten en el momento.

Cabeza sobre el hombro. Esta posición revela admiración hacia la pareja. Indica también atención, protección y preocupación de uno hacia el otro. De todos modos, también se puede interpretar que quien recibe la cabeza en su hombro lleva las riendas de la relación. Pero si esa persona te abraza significa que se siente cómodo y demuestra sus sentimientos.

De espaldas. Por lo general, así duermen las parejas que llevan años juntos, sobre todo cuando tienen hijos, dicen los expertos. Se puede interpretar como falta de urgencia en tener sexo, pero con suficiente confianza y seguridad como para respetar el espacio del otro, y que se entienden muy bien. De todos modos, si esta posición no era común en tu pareja y de repente lo es, puede significar también distancia o problemas.

Ambos boca arriba. ¡Peligro! Si luego de tener sexo, ambos quedan en esa posición puede entenderse como el inicio de una ruptura. Pero por supuesto, la situación es diferente si uno abraza al otro, y se mantiene el contacto corporal.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.