¿Por qué nos atraen los hombres “malos”?

Imagen de Flupu
Enviado por: Flupu

Reconozcámoslo. Parece que cuanto más nos ignora un hombre, más nos gusta. Cuanto más difícil se nos hace conquistarlo, más nos atrae.

Obviamente, esta suerte de contradicción y sentimientos encontrados que algunas experimentamos cuando nos relacionamos con el sexo opuesto es totalmente inconsciente e involuntario y se ha comprobado que viene marcado desde nuestros genes. Sí, para mal de los chicos buenos y románticos, las mujeres los preferimos “malos".

Chicos malos vs. chicos buenos

Según un estudio realizado por la Universidad de British Columbia en Canadá, las mujeres nos sentimos sexualmente más atraídas por los chicos más rudos, confiados y algo arrogantes - es decir, los "chicos malos"- que por los hombres “buenos”, adorables y sonrientes. Sin embargo, en los hombres sucede todo lo contrario: ellos se enamoran de las chicas alegres, divertidas y simpáticas.

La investigación consistió en que mil adultos – entre ellos hombres y mujeres - le dieran un puntaje a una serie de imágenes de personas del sexo opuesto según les gustaban o no. Estas imágenes mostraban hombres y mujeres sonriendo, hombres y mujeres visiblemente confiados (cabeza erguida, pecho hinchado y una leve sonrisa) y hombres y mujeres en actitud de vergüenza (con la cabeza baja y los ojos perdidos).

¿Cuál fue el resultado de este análisis? Que las mujeres calificaron con menor puntaje a los hombres que estaban sonriendo en las fotografías, y con mayor puntaje a los hombres que se mostraban serios y orgullosos. En los hombres, los resultados fueron lo contrario: eligieron a las mujeres felices y sonrientes como las más atractivas.

El chico malo, nuestra debilidad

¿Y por qué sentimos atracción por los hombres “malos”? Las teorías explican que nos sentimos biológicamente atraídas por aquellos rasgos, actitudes o conductas más masculinas, que connotan seguridad, protección y compatibilidad para la reproducción.

Vale aclarar que este estudio demostró que hombres y mujeres reaccionamos de manera distinta a las muestras de emoción, como la sonrisa, solamente en términos de atracción sexual. No se les preguntó si las preferirían para ser sus esposas o maridos.

Y sí, también reconozcámoslo: ¿podríamos estar en pareja con un hombre arrogante, egocéntrico y rudo que no nos preste ni un minuto de su atención?

Ninguna podría, y yo - por más estudios que se hagan y lo comprueben - sigo prefiriendo a los que sonríen :)

¿Qué opinas tú?

Artículos recomendados