Cirugías estéticas: vaginoplastia

Cirugias-esteticas-vaginoplastia-1.jpg iStockphoto/Thinkstock

Cada vez más mujeres están optando por esta cirugía estética: vaginoplastia. Ya sea por razones estéticas o por problemas de salud -generalmente derivados del parto-, la vaginoplastia es una cirugía que ha conseguir grandes adeptos en la actualidad. Queremos explicarte un poco de qué trata esta operación, especialmente si estás pensando en hacerla.

Vaginoplastia o rejuvenecimiento vaginal

El debilitamiento muscular de la vagina se debe en ocasiones al envejecimiento, los partos, los cambios hormonales, los malos hábitos -como fumar- o algún problema de salud. Falta de tono y estiramiento de la apertura vaginal son comunes en esos casos, y muchas veces esto interfiere en las relaciones sexuales.

Cirugias-esteticas-vaginoplastia-4.jpg iStockphoto/Thinkstock

El rejuvenecimiento vaginal es una técnica quirúrgica mediante la cual se reconstruye y endurece la vagina, cerrando también la apertura vaginal, apreta los músculos y refuerza el soporte vaginal. Esta cirugía puede ser estética -si se busca mejorar la belleza de la zona- o reconstructiva -si permite mejorar la función de la misma-.

En general, la vaginoplastia se hace para resolver los síntomas relacionados con la relajación pélvica o para mejorar la función sexual. En general, las mujeres que deciden hacerse una reconstrucción vaginal sufren de incontinencia urinaria o de pérdidas excesivas de flujo, o no sienten fricción en las relaciones sexuales.

En muchas ocasiones este procedimiento se hace mediante láser, y en general se seda mediante anestesia local. La operación dura entre una y dos horas. Antes de poder realizar la cirugía se debe hacer un examen ginecológico y uno de salud completos para evaluar si se puede hacer la cirugía. El láser permite que se derrame poca sangre, pueda ser un procedimiento ambulatorio y la recuperación sea más rápida.

Cirugias-esteticas-vaginoplastia-2.jpg iStockphoto/Thinkstock

En ocasiones, a la vaginoplastia se le suma la reconstrucción del himen y de los labios, para tener un aspecto integral bonito. En general, aunque eso va según modas del país, los labios se achican y se rellenan, preferentemente por razones estéticas. Incluso en algunos casos se hacen procedimientos en el clítoris para volverlo más sensible, eliminando la piel que lo recubre; o la amplificación del punto G, en el que se inyecta colágeno en la pared frontal de la vagina para aumentar el placer.

Riesgos y cuidados de la vaginoplastia

Luego de una reconstrucción vaginal, puede que necesitemos utilizar duchas vaginales para mantener el área bien limpia. En ocasiones, luego de haber sanado, necesitaremos ejercicios para mantener los resultados, tal vez dilatadores para permitir que la vagina se agrande lo suficiente como para tener relaciones sexuales con comodidad. Puede que cueste un poco tener relaciones sexuales al principio, principalmente porque te sentirás extraña. Es importante que utilices lubricante en tus relaciones, ya que la vagina puede tardar en lubricar.

Cirugias-esteticas-vaginoplastia-3.jpg Simon Lekias/Lifesize/Thinkstock

Como en todas las cirugías, existen riesgos como la infección, dolor contínuo, mala cicatrización o cambios en la sensibilidad. Sin embargo, esto suele suceder poco y nada, y son más las mujeres que queda satisfechas luego de la cirugía.

¿Has pensado en hacerte una vaginoplastia? ¿Por qué te lo harías?

Artículos recomendados

1 Comentarios

Imagen de jose

Saludos, deseo que me manden todos los tips. especialmente los de salud, sexualidad y familia.

Sáb, 2013-07-20 10:35
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.