Recetas caseras para combatir a los piojos

Imagen de Valentina Mongrell
Enviado por: Valentina Mongrell

La hora de la cena ha llegado y toda la familia está reunida en la mesa. Afuera llueve, los platos humean deliciosos y la charla es fluida y entretenida. De repente, tu paz se rompe en mil añicos: algo se mueve en la cabeza de tu hijo. "Seguro fue un reflejo o una ilusión...", piensas. Pero, la terrible realidad no escapa a tu mirada atenta y te aplasta con todas sus fuerzas. Sí, tu niño tiene visitas. ¿Necesitas algunas recetas caseras para combatir a los piojos? Nosotras te las regalaremos. 

Mayonesa

Si no te agrada la idea de colocar un producto químico sobre la cabecita de tu retoño, siempre puedes optar por alternativas naturales -como esta. A la hora de ir a la cama, aplícale abundante mayonesa en el cuero cabelludo y en el pelo. Luego, colócale una gorra de baño y deja que el producto actúe toda la noche. Cuando tu hijo vuelva a abrir los ojos, los piojos ya no estarán con vida. 

Vaselina

Esta estrategia de ataque consiste en aplicar una capa gruesa de vaselina sobre el cuero cabelludo y dejarla actuar durante toda la noche. Utiliza aceite de bebé o aceite mineral para quitar la vaselina y los cadáveres de los piojos. Repite este procedimiento varias noches y, ¡listo!

Aceite esencial

Los aceites esenciales también pueden ser de gran ayuda a la hora de desterrar esta presencia indeseada. Solo tienes que mezclar 20 gotas de aceite de árbol de té, 10 gotas de aceite de romero, 15 gotas de aceite de limón y 15 gotas de aceite de lavanda. Luego, agrega a esta solución 4 cucharadas de aceite vegetal y aplica la mezcla sobre el cabello seco. Cubre su cabeza con una gorra de baño y envuélvela con una toalla. Espera una hora y enjuágale el pelo. 

Ver más: Cómo prevenir que tu niño se contagie de piojos

Pero, ¡ojo al piojo! Cualquiera de estos métodos debe ser complementado con el uso diario del peine fino. Solo así podrás asegurarte de que los insectos fallecidos y sus huevos le devolverán la tranquilidad a la cabeza de tu hijo. 

Artículos recomendados