Secretos para una salsa de tomate perfecta

Imagen de Valentina Lopez
Enviado por: Valentina Lopez

Hoy te contaré algunos de los secretos para preparar una salsa de tomate perfecta del Gran Chef. La salsa de tomate puede parecer algo un poco mundano, pero dista mucho de serlo. Lo llevan tantas preparaciones que me pongo a pensarlas y creo que son infinitas.

Una buena salsa de tomate puede convertir una pasta sin gracia en un plato excelente y puede hacer o deshacer una pizza, entre muchos otros platos. Así que si quieres saber cómo prepararla al mismo nivel que el Gran Chef, no te pierdas estos secretitos.

Cómo preparar la salsa de tomate perfecta

Como a mí me gusta mucho, hago salsa de tomate al menos semanalmente para una u otra cosa, y si hay algo que me ha enseñado el Gran Chef es que unos simples detalles aquí y allá pueden hacer la diferencia.

La olla

Aunque no lo creas, la olla en la que preparemos la salsa es muy importante. Yo tengo una que era de mi abuela y es mi favorita, disipa el calor de forma muy uniforme, además tiene la suficiente cantidad de inercia térmica como para poder regular el calor con precisión, sin que todo se enfríe al instante.

Sin embargo no es necesario tener una cacerola de demasiado costosa para hacer una rica salsa. Una buena solución es poner un disipador sobre el fuego (un círculo de metal cualquiera ya funciona) para que el calor no se concentre en puntos específicos, de esta manera se cocinará de forma más uniforme.

La cebolla

A mí la cebolla me gusta picada muy fina, pero eso es a gusto. De cualquier manera, es esencial sudar la cebolla mientras se cocina. En la misma cacerola en la que luego armaremos la salsa, se salta la cebolla en muy poco aceite y se le agrega bastante sal. La sal hará que el líquido que contiene la cebolla se evapore en su mayoría y le quitará en consecuencia el sabor fuerte que puede tener el vegetal que, para la salsa de tomate, no es muy agradable. No te preocupes por la sal, pues no salará la salsa, se irá junto con el jugo de la cebolla.

El agua

El agua que le agregamos a la pulpa de tomate (mientras se cocina, para permitir cocinarla por más tiempo sin reducir el volumen en exceso) debe estar hirviendo, y se debe agregar una vez que la salsa esté también en ebullición. Haciendo esto ambas se mezclarán mejor y el sabor será más agradable y menos aguado.

Laurel o albahaca

Entre las herbas aromáticas con las que podemos darle sabor a nuestra salsa de tomate están el orégano, el laurel y la albahaca. Más allá de que cada uno pueda luego agregar otras a su propio gusto. Pero es importante destacar que si bien el orégano se lleva bien tanto con la albahaca como con el laurel, éstas dos no se llevan bien entre sí. Así que al momento de cocinar tu salsa de tomate, elige sólo una de éstas.

¡Ah! No olvides agregar una pizca de pimienta para realzar el sabor de esta deliciosa salsa. Ahora si, esos son los secretos para una salsa de tomate perfecta que el Gran Chef me ha enseñado. No te pierdas las recetas para otras salsas como la clásica carbonara o la perfecta salsa blanca

Artículos recomendados