Torta helada con salsa de chocolate

Imagen de Yabebiry
Enviado por: Yabebiry

Hay postres que matan a un solo golpe de vista… pero matan de la tentación, matan de las ganas, matan del deleite. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que luego… cuando llega el momento del mordiscón, este postre no defrauda. No sé otros… pero este no.

Porque también es cierta la situación contraria, ¿a quién no le ha pasado enamorarse de un postre que nos cautiva, nos tienta, nos pone como bobos y luego, cuando llega la hora de la verdad, no mata, no cambia la vida de nadie, no cumple las expectativas y se queda ahí… justo ahí, rico… pero uno más entre el montón?

Pero vuelvo a repetirles, este no es el caso. Esta deliciosa Torta helada con salsa de chocolate, se ve bien y sabe aún mejor. Lleva su tiempo hacerla, es cierto… pero señores y señoras… les doy mi palabra: ¡vale la pena!

Torta helada con salsa de chocolate
Ingredientes para la mousse blanca:

300 gramos de chocolate blanco
500 centímetros cúbicos de crema de leche
80 gramos de azúcar impalpable
80 gramos de avellanas

Para la mousse negra:

300 gramos de chocolate negro
500 centímetros cúbicos de crema de leche
130 gramos de azúcar impalpable
80 gramos de avellanas

Para la salsa:

300 gramos de chocolate negro
150 gramos de azúcar
150 centímetros cúbicos de agua
1 medida de Ron

Preparación de mousse blanca:

Poner en una cacerola 100 centímetros cúbicos de crema de leche y llevar al fuego hasta que rompa el hervor. Retirar y añadir el chocolate blanco picado, dejar reposar hasta que se funda. Aparte, batir el resto de la crema a punto chantilly junto con el azúcar impalpable, agregar las avellanas picadas y el chocolate blanco fundido. Mezclar suavemente y reservar.

Mousse negra:

Colocar en una cacerola 100 centímetros cúbicos de crema de leche y cocinar hasta que rompa el hervor. Retirar y añadir el chocolate negro picado, dejar reposar hasta que funda. Aparte , batir la crema de leche restante con el azúcar impalpable a punto chantilly, incorporar las avellanas molidas y el chocolate negro fundido. Verter la mousse de chocolate negro en un molde, de la forma que se desee, que tenga forrada la base con un cartón envuelto en aluminio. Llevar al freezer para que tome cuerpo y luego agregar la mousse de chocolate blanco. Llevar al frío para que solidifique de 2 a 3 horas y desmoldar.

Salsa de chocolate:

Hacer un almíbar con el azúcar y el agua, dejar hervir durante 2 minutos. Retirar del fuego y agregar el chocolate picado y el Ron. Mezclar, dejar enfriar y utilizar. Servir la torta bien fría decorada con rulos de chocolate, frutillas fileteadas y la salsa de chocolate.

Via | cocinacasera

Artículos recomendados