Día de la madre: desayuno a la cama

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado por: Lucia Vazquez

Cada vez estamos más cerca del día de la madre. Y cada vez estamos más cerca del regalo que le vamos a dar. Una muy buena opción es abandonar los gastos y hacer algo por nosotros mismos. Y esta es la opción que les voy a sugerir hoy: para el día de la madre, desayuno a la cama. Seguro que no hay nada más delicioso que un buen desayuno hecho con amor por nuestros hijos y llevado por ellos hasta la cama, por eso, te damos algunos consejos para prepararlo.

Pasos para un perfecto desayuno a la cama del día de la madre

Un elemento imprescindible para este desayuno es una bandeja. Hay algunas específicas para comer en la cama, sino podemos improvisar alguna aunque es básico que elijamos una que tenga los bordes levantados para evitar derramar nada en la cama.

Luego debemos preparar el desayuno. Debemos tener en cuenta los gustos de mamá y también que debemos prepararlo de forma silenciosa para no arruinar la sorpresa. Limpiar después de preparar todo hará que mamá no pierda la alegría al entrar a la cocina. Los líquidos deben estar hasta las 3/4 partes del vaso o taza para evitar derrames.

Por último, debemos poner algunos detalles bonitos -el mantel, unas flores, una tarjeta del día de la madre.

Ejemplos de menúes para el desayuno en la cama

Los desayunos deben tener algo salado, algo dulce y algo para beber. No te olvides de añadir un vaso de agua, es importantísimo y en general es un detalle que se nos olvida.

Si mamá ama el café, podemos intentar hacerle un delicioso frapuchino casero, acompañado por un delicioso jugo de naranjas recién exprimidas. Si este no es tu caso, siempre podemos hacer cocoas o submarinos, tés -busca el que más le guste a mamá o dale a probar alguna variedad exótica o un té frutal helado.

Para la parte salada podemos hacer un pan de jamón y queso o unas deliciosas medialunas de manteca que podremos rellenar. El sabor agridulce de las medialunas con el jamón y el queso me hacen enloquecer, seguro que a tu mamá le encantan también.

Y si mamá es golosa, no dudes en hacerle un gusto. Ponte manos a la obra y cocina a partir de sencillas recetas magdalenas, con chispas de chocolate o en una versión más light con banana y kiwi. Tampoco pueden faltar las donas y las clásicas tostadas, que podemos untar con mantequilla y mermelada, o mejor aún, con Nutella casera.

Cuando tengas la bandeja con el desayuno, ve con cuidado hasta el cuarto de mamá y sorpréndele con este desayuno a la cama por el día de la madre. Estoy segura que le encantará. Cuéntanos tu experiencia con este desayuno en la cama.

Artículos recomendados