Recicla una bombilla quemada y crea un original florero

Imagen de Martina
Enviado por: Martina

Por lo general, cuando notamos que una bombilla se quema tendemos a cambiarla rápidamente y tirar la vieja a la basura. Se trata de un acto reflejo que nace de que nada hay para hacer con una lamparita quemada: ha perdido toda funcionalidad y ya no sirve para nada más.

Si bien muchos piensan esto y están en lo cierto respecto al hecho de iluminar, no todo está perdido si miramos a la bombilla como un material interesante para reciclar y crear una bonita manualidad. Hablamos de crear un original florero hecho en base a una bombilla quemada.

Siguiendo un procedimiento muy simple podremos obtener un interesante adorno para el hogar que llamará la atención por lo innovador que será y por el grato concepto de reciclaje que trasmitirá.

Materiales:

  • Una bombilla de luz incandescente clara
  • Pinza de punta fina
  • Llave o elemento fino que quepa por el agujero de la bombilla
  • Alambre grueso
  • Varilla de aluminio de soldar

Paso a paso:

Lo primero que se debe hacer es remover la base de contacto de la bombilla como se ve en la primer imagen para así poder quitar su parte interior. Con una pinza de punta fina debemos remover la zona negra que suele ser de cristal y estar en medio de la rosca, para así tener un punto de acceso al interior de la bombilla.

Luego que obtenemos la abertura, debemos insertar la llave o aquel elemento que hayamos encontrado útil por el agujero de modo de hacer palanca y romper cuidadosamente el tubo de cristal interior.

Cuando el tubo de cristal interior se desprende de la bombilla debemos tomarlo con la pinza y quitarlo.

Siguiendo los tres pasos anteriores ya tendremos la bombilla pronta. Resta entonces crear el soporte para sostenerla. Con alambre grueso, una varilla de soldar de aluminio o cualquier otro material que creamos conveniente podremos crear una base para la bombita. Puede ser como la que se ve a continuación o como se nos ocurra ya que hay mil formas de sostener este original florero, ya sea de pie o colgado.

Cuando terminamos nuestro florero faltará solamente agregar agua y una flor y disfrutar de este bonito adorno que no significa una mayor dificultad y que, además, es sumamente barato de hacer.

etiquetas:

Artículos recomendados