Una receta casera para el insomnio

La historia se repite cada noche: te acuestas y todo el cansancio que tenías parece no ser suficiente para conciliar el sueño. No sabes cómo acostarte y los ojos no quieren cerrarse bajo ningún concepto. Te empiezas a desesperar cada vez que miras el reloj y la hora avanza pero no has conseguido dormirte. ¿Necesitas una receta casera para el insomnio? Sigue estos pasos y esta noche podrás dormir como un bebé.

Ponerse cómodo

El sueño puede faltar si la cama no es cómoda, si las almohadas no son las correctas, si hay mucho ruido, mucha luz o cualquier otro asunto que nos resulte incómodo. Lo ideal es que busquemos un ambiente para dormir oscuro, silencioso, confortable y fresco. Además, la habitación solo debe ser para dormir, no se debe trabajar, comer ni tener una televisión en ella.

Limitar la cafeína y el alcohol

Aunque el alcohol puede darte sueño, no será un sueño reconfortante y te despertarás con dolor de cabeza, de estómago y la vejiga llena. Además, una vez lo efectos del alcohol se pasan, sucede exactamente lo contrario: es más difícil volver a dormirse.

La cafeína estimula el cerebro, por lo que debemos limitar la ingesta diaria a dos tazas al día, evitando consumirlas por la tarde y la noche.

Mantener un horario normal

Tal vez es una de las mejores normas para las personas que tienen insomnio es la de mantener unos horarios de sueño normales y estrictos, incluso los fines de semana. Si una noche no te puedes dormir, despiertate a la hora habitual y no duermas siesta, ya que esto te puede hacer más difícil dormir la noche siguiente.

Establecer un ritual antes de ir a la cama

Establecer un ritual puede ser bueno, ya que refuerza la idea de que es momento de ir a la cama. Una ducha o baño caliente dos horas antes de ir a la cama es una excelente forma de relajar el cuerpo. Si quieres puedes añadir unas sales de Epsom al baño y dejarlas actuar unos 15 minutos.

¿Hacer o no ejercicio?

En este punto, todo depende de la persona. Algunos estudios demuestran que hacer ejercicio por la tarde-noche es negativo, ya que genera demasiada adrenalina y no nos permite descansar. Por otra parte, otros estudios dicen que el ejercicio genera un cansancio extra que nos hace más fácil descansar. Creo que cada persona es un mundo, así que deberías ver y probar cuál patrón se adapta mejor.

Tener sexo

No es una receta para todas las noches, pero lo cierto es que mantener relaciones sexuales hace que nos durmamos más rápidamente -especialmente los hombres-. Esto se debe a que, tanto hombres como mujeres, tras un orgasmo produce oxitocina, que ayuda a dormir mejor. Además, los hombres producen prolactina, una hormona que está presente en altas dosis durante el sueño.

Prueba algo de azúcar

Aunque ya has comido hace un par de horas, puedes consumir un pequeño snack dulce antes de irte a la cama. El azúcar consumido media hora antes de ir a la cama puede actuar como un sedante natural: puede ser una cucharada de miel en un té, o una galleta casera.

Snack antes de irse a la cama

Un snack que tenga alto contenido en carbohidratos y bajo en proteínas puede hacer que te duermas más fácil: los hidratos de carbono se digieren rápido y puedes generar somnolencia en el cerebro.

Valeriana

La valeriana es una hierba medicinal utilizada a menudo para el insomnio, que aumenta también la cantidad de tiempo que permanecemos en fase REM. Esto se debe a que contiene potentes químicos que actúan como sedantes y relajantes musculares.

Permanecer lejos del teléfono

Dormir con el teléfono cerca es malo: las ondas que emiten estos aparatos suprimen la producción de melatonina, una hormona que te hace sentir sueño. Además, este tipo de aparatos estimulan la mente, haciendo más difícil el dormir bien.

¿Te ha sido útil esta receta casera para el insomnio? No dudes en seguir todo estos trucos para poder volver a descansar con normalidad. ¿Has superado el insomnio ya?

Siguenos en facebook

Artículos recomendados