¿Cómo tomar el té de Boldo?

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado por: Lucia Vazquez

De la planta de boldo -muy conocida en el sur de América hasta Perú- se utilizan las hojas secas y la corteza -aunque de forma limitada-, principalmente para hacer té de boldo, que tiene propiedades diuréticas y antisépticas. Pero, ¿cómo tomar el té de boldo? Debemos tener especial cuidado porque este té no está recomendado para todos los días.

Tomar el té de boldo

Primero que nada, debemos saber que esta hierba no pueden utilizarla mujeres embarazadas -provoca contracciones uterinas que pueden provocar un aborto-, personas con problemas renales, enfermedades del hígado o que estén tomando anticoagulantes. Para hacer el té de boldo debemos poner una taza de agua hirviendo y una cucharadita de hojas secas de boldo, reposar entre 10 y 15 minutos.

Para problemas hepáticos y de la vesícula biliar, debemos tomar una taza antes de las comidas y antes de acostarnos. Para la diarrea, debemos tomar media taza varias veces y en intervalos de tiempo cortos hasta que corte el problema; en cambio, si tenemos estreñimiento podemos tomar dos tazas entre comidas. Para las flatulencias debemos tomar una taza de té dos o tres veces al día.

En el caso del ácido úrico elevado, necesitaremos dos tazas al día, y en el de los cálculos biliares tres tazas durante tres semanas consecutivas. Si no digerimos bien nuestras comidas, una taza de té de boldo luego de las más pesadas nos ayudará notablemente -aunque no debe ser siempre-.

El boldo no debe consumirse durante grandes períodos de tiempo porque tiene efectos secundarios peligrosos que podrían llevar a insuficiencia renal, convulsiones, daño intestinal e incluso a la muerte.

Propiedades del boldo

El boldo tiene muchos componentes con propiedades antioxidantes que previenen enfermedades mediante la reducción de la acción de los radicales libres en nuestro cuerpo.

Además, las hojas del boldo tienen propiedades diuréticas, antibióticas, antiinflamatorias y laxantes. Estimula la producción de bilis, lo que ayuda a tratar problemas del hígado y la vesícula biliar -ictericia, hepatitis y cálculos biliares, entre otros-. También es utilizado para mejorar la digestión, aliviar el estreñimiento y mejorar la salud intestinal en general.

El boldo se ha utilizado para tratar el insomnio, los mareos, el reumatismo, la cistitis, los dolores de oído, y la prevención de coágulos sanguíneos mediante la dilución de la sangre. Por sus propiedades antibacterianas, también es utilizado en gripes, resfríos, para eliminar lombrices y para enfermedades como la sífilis y la gonorrea.

Ahora que ya sabemos cómo tomar el té de boldo, podemos consumirlo para aliviar nuestros dolores y molestias. Sin embargo, debemos tener en cuenta las especificaciones sobre las cantidades recomendadas para evitar que el té de boldo nos haga daño.

Artículos recomendados