Remedios caseros para heridas leves

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado porLucia Vazquez

Todos nos hemos cortado alguna vez con el cuchillo mientras cocinamos o nos hemos tropezado y caído haciéndonos algo de daño en las rodillas. Nadie escapa a la posibilidad de hacerse un pequeño corte, por eso queremos darte algunos remedios caseros para heridas leves que puedan ayudarte a evitar infecciones y complicaciones.

Pimienta de cayena para cortes

La pimienta de cayena es ideal para cortes y heridas que sangran: tan solo tienes que poner una capa de esta especia sobre la herida y luego envolver en un vendaje para detener el sangrado y el dolor. Luego de un par de horas podemos quitar el vendaje.

La pimienta de cayena funciona por su alto contenido en capsaicina, encargada de adormecer las terminaciones nerviosas y decirle al cerebro que frene los impulsos de dolor. Además, fomenta la coagulación de la sangre, deteniendo el sangrado. Ten en cuenta que la pimienta de cayena debe ser completamente orgánica, ya que sino podremos llevar al torrente sanguíneo toxinas negativas para nuestra salud.

Papas para las quemaduras

Si nos salta aceite hirviendo sobre el brazo mientras estamos cocinando, o nos hacemos una quemadura leve por alguna otra razón, debemos cortar una papa cruda por la mitad, colocarla sobre la quemadura y “raspar” un poco la piel con ella. El dolor se aliviará y la herida comenzará a curarse, ya que las papas están llenas de humedad, por lo que absorberán rápidamente el calor en la piel. Además, hidratan la zona, lo que proporciona alivio inmediato, y tienen vitaminas que estimulan la cicatrización.

Las papas también pueden utilizarse para calmar la picazón de las picaduras de insectos y para curar orzuelos.

Aceite esencial de lavanda para las raspaduras

El aceite esencial de lavanda es energizante y relajante, tiene propiedades antibacterianas, antisépticas y calmantes que lo hacen ideal para aplicar directamente sobre raspaduras y rayones en la piel. Con colocar un par de gotas en un algodón y frotarlo sobre la herida será más que necesario para calmar el dolor y desinfectar la herida.

Miel para todo tipo de heridas leves

La miel es un remedio casero para heridas leves: ideal para quemaduras, hidrata la piel en profundidad y sana el dolor, es antimicrobiana y reduce la posibilidad de infecciones.

Para utilizarla debemos untarla en un vendaje y colocarlo sobre la herida o quemadura, previa limpieza con agua y jabón de la zona. El vendaje se debe cambiar cada tres o cuatro horas.

¿Has probado alguno de estos remedios caseros para heridas leves? ¿Cuál te ha dado mejores resultados?

Siguenos en facebook

Artículos recomendados