Las adicciones más originales

Todos conocemos la adicción al alcohol, a las drogas como la cocaína o la marihuana, la ludopatía e incluso la adicción al sexo o a Internet. Hoy queremos presentarte las adicciones más originales: desde la tanorexia hasta algunas un poco más raras y asquerosas.

Tanorexia

La tanorexia es la dependencia por broncearse, llegando a niveles enfermizos y poco saludables. El nombre está directamente relacionado con el de otro trastorno de la imagen personal, como es la anorexia.

Existe evidencia de que esto puede tener una raíz biológica como otras adicciones –la producción de endorfinas–, pero lo cierto es que al ser un concepto nuevo aún se está estudiando.

CrackBerry

Es la adicción a la marca de telefonía móvil BlackBerry: escuchar un sonido o vibración fantasma y chequear constantemente cosas en el celular puede ser un indicio de que te estás volviendo adicto.

Esta adicción puede deberse a la necesidad de la persona de sentirse importante, y la mejor forma de curarla es interrumpir el uso inmediatamente.

Adicción a la cirugía estética

Si bien hay mucha gente que se realiza una cirugía estética, el problema surge cuando una persona cree que una operación más puede hacerlos lucir perfectos. Puede ser causada por el trastorno dismórfico corporal –una preocupación excesiva por el aspecto físico o una parte del cuerpo en particular–, que se cree que tiene su nido en factores biológicos, psicológicos y ambientales.

Una adicta a la cirugía estética conocida es Jocelyn Wildenstein, que gastó 4 millones de dólares a lo largo de los años.

Pagofagia

La pagofagia es la adicción a masticar hielo todo el tiempo. Los médicos dicen que esto puede ser un claro signo de falta de hierro en el cuerpo. Este trastorno puede solucionarse fácilmente aumentando el consumo de alimentos con hierro, vitamina B –incrementa la producción de células rojas– y vitamina C –mejora la absorción del hierro–.

Geofagia

Comer tierra, así como lo escuchas: eso es la geofagia o pica. La costumbre es bastante común en los pueblos primitivos o económicamente deprimidos; así como también en animales, con el fin de aumentar una dieta escasa en minerales.

Sin embargo, en la cultura occidental suele asociarse a una enfermedad mental crónica; aunque en Haiti se suelen hacer pasteles de barro con agua, que se venden incluso en supermercados como algo completamente normal.

¿Conocías estas adicciones más originales? ¿Qué otras adicciones raras conoces?

Siguenos en facebook

Artículos recomendados