Propiedades, preparación y usos del Guaco

Imagen de Lesli Hinojosa
Enviado por: Lesli Hinojosa

El guaco es una planta tipo enredadera que es originaria de América, posee flores blancas, y tallo leñoso;  sus usos medicinales y terapéuticos son enfocados especialmente en las propiedades de las hojas.

De aquí podemos observar que existen variaciones especiales, como lo es el guaco cabelludo, que también tiene propiedades similares (se puede distinguir la diferencia, ya que el guaco cabelludo posee un recubrimiento en las hojas en forma de delgados “pelos”, he de ahí su nombre).

Esta planta no es muy aromática y su sabor es un poco amargo. Se le puede consumir en forma de té (se recomienda endulzar con un poco de miel) o en su defecto se pueden realizar baños corporales con la infusión. También se puede elaborar concentrados especiales como los siguientes:

Jarabe: con un puño de hojas naturales de guaco se agrega a 5 litros de agua, se deja hirviendo hasta que la mezcla se reduzca a medio litro, se filtra, después se agrega aproximadamente 200 gramos de azúcar y se pone a fuego bajo revolviendo constantemente hasta el punto de jarabe (si hace falta se le puede agregar unas cucharadas de miel).

Almíbar: este se prepara diluyendo el jarabe de guaco con un poco de agua, también se puede consumir en forma de te.

Sus acciones terapéuticas se ejercen directamente para ayudar en problemas de la piel (ayuda en la curación de heridas, lesiones, picaduras y otras), desordenes diuréticos (problemas en la vejiga, piedras en los riñones, etc.), dolores en el cuerpo (reumáticos, artríticos, por lesiones, fracturas, entre otros), enfermedades en el sistema respiratorio (tos, gripa, bronquitis, esofagitis, asma, etc.), también alivia la fiebre que puede ser ocasionada por cualquier padecimiento.

Artículos recomendados