Remedios para no roncar

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado por: Lucia Vazquez

Todos roncamos alguna vez en la vida -por ejemplo, si estamos resfriados-, pero si esto se convierte en algo habitual puede afectar a nuestra calidad del sueño y también la de quienes nos rodean. Buscar remedios para no roncar caseros y naturales puede ser muy efectivo y solucionar el problema fácilmente.

¿Por qué roncamos?

Las causas de los ronquidos son muchas, no siempre están producidos por el mismo problema y por eso mismo es importante que aprendamos a distinguir el problema, y así encontrar el remedio correcto para no roncar.

Los ronquidos pueden estar relacionados con la edad -el tono muscular de la garganta es menor-, con la forma en que está construido el pasaje -más estrecho, paladar hendido y otros-, problemas nasales y sinusales, el exceso de peso, el consumo de alcohol, ser fumador, algunos medicamentos y la postura al dormir.

Si roncas con la boca cerrada, puede deberse a un problema con la lengua, mientras que con la boca abierta puede significar problemas en la garganta. Si roncamos cuando estamos boca arriba se puede solucionar con un cambio de hábitos del sueño y el estilo de vida; pero si roncamos toda la noche puede ser algo más grave y necesitar de un tratamiento completo.

Cambios de vida para no roncar

Hay algunos cambios que puedes hacer en tu estilo de vida para no roncar: perder peso si estamos excedidos y comenzar a hacer ejercicio -tonificarás no solo tus abdominales y tus brazos, sino también tu garganta-. También es importante dejar de fumar: el cigarro bloquea los canales de aire e irrita las membranas de las mucosas. Y evitar el alcohol, las pastillas para dormir y los sedantes antes de dormir te ayudará a roncar menos.

Es importante que establezcas unos patrones de sueño: crear un ritual para ir a la cama puede ayudarte a roncar menos y dormir mejor. Intenta dormir de lado, si por la noche te cambias de posición, atate una pequeña pelota en tu espalda, de forma que cada vez que te pongas boca arriba te resulte incómodo y te cambies de postura.

Remedios caseros y ejercicios para no roncar

Hay algunos remedios para no roncar muy fáciles de llevar a cabo: por ejemplo, es importante que mantengamos limpios los pasajes nasales para poder respirar mejor por la noche, evitar que el aire de la habitación esté muy seco.

También hay algunos ejercicios que puedes practicar para mejorar el tono de la garganta: con 30 minutos al día puedes mejorar la condición notablemente. Comienza con pocas repeticiones y ve aumentándolas poco a poco: repite las vocales por tres minutos al día; colocar la lengua sobre los dientes frontales, y deslizarla hacia atrás (tres minutos); cerrar la boca y fruncir los labios (30 segundos); con la boca abierta contraer el músculo de la parte posterior de la garganta (30 segundos).

¿Te han servido estos remedios para no roncar? ¿Te han dado buenos resultados o sigues roncando? Cuéntanos tu experiencia al respecto.

Artículos recomendados