La nutrición en la adolescencia

Imagen de Valentina Mongrell
Enviado por: Valentina Mongrell

Se estima que 8 de cada 10 adolescentes se "alimenta" con comida chatarra todos los días. Ahora bien, si pretendes que tu hijo crezca sano y fuerte, no puedes permitir que sea parte de esta mayoría abrumadora. Para ello, es importante que conozcas sobre la nutrición en la adolescencia.

Proteínas

Conjuntamente con los carbohidratos y las grasas, las proteínas son una de las principales fuentes de energía. El 50% de nuestro cuerpo está elaborado en base a este nutriente. Ahora bien, se estima que los adolescentes consumen mucha más proteína de la necesaria –en EEUU, por ejemplo, ingieren el doble. Dada esta situación, resulta importante moderar el consumo de este nutriente y restringir el consumo de alimentos más densos en ellas, como la carne de vaca, los huevos y el queso.

Carbohidratos

En lo que a los carbohidratos respecta, es fundamental que en la dieta del adolescente se prioricen los carbohidratos complejos encontrados en pastas y vegetales –y no los simples, presentes en todas las fuentes de azúcar. Y es que los carbohidratos complejos sacian el apetito sin aportar grasas. Por ello, la mayoría de los nutricionistas recomiendan que estos representen entre el 50 y el 60% de la ingesta calórica de un adolescente. 

Grasas

Las grasas saludables deben constituir el 30% de la dieta adolescente. Estas no se encuentran en las frituras, ni en las golosinas –estos alimentos solo aportan las grasas que terminarán por obstruir las arterias y generar sobrepeso. Las grasas saludables, entonces, se hallan fundamentalmente en los pescados y los frutos secos. 

Vitaminas y minerales

En la dieta del adolescente promedio suelen constatarse grandes insuficiencias de calcio, hierro y zinc –nutrientes indispensables para esta etapa de cambios y desarrollo. Por tanto, deberás asegurarte de que tu hijo consuma productos lácteos (bajos en grasas preferiblemente), frutas y verduras (10 porciones diarias) y frutos secos.

Esperamos que hayas disfrutado esta información tanto como nosotras. Ahora, solo te queda ponerla en práctica. ¡Muy buena suerte!

Artículos recomendados